Inicio de sesión

Patadas de Ahogado de Ricardo Villanueva , vicepresidente de la Cámara del Agro

Organizaciones: 

“DISCULPEN SEÑORES, PERO ESTO ES UNA REFORMA AGRARIA”

El CACIF clama, con fuerza, por el retorno de la represión…

¿Qué oscuros objetivos motivan la ofensiva que desarrollan los grandes empresarios?

El día de ayer, Martes 27 de Noviembre del corriente,  los representantes de las principales cámaras empresariales del país, actuando como un solo cuerpo bien orquestado, encabezados por Ricardo Villanueva, vicepresidente de la Cámara del Agro.  

 A continuación transcribimos los hechos tal cual fueron publicados en El Periódico: “Si es que es necesaria”, aclaró Villanueva debe ser “una ley en igualdad de condiciones”, advirtió. Dirigiéndose nuevamente a Pascual le dijo: “Sabes, pienso que ustedes se ponen en una posición radical. Queremos quitar la parte ideológica, estamos retrocediendo 40 o 50 años”. 

 Villanueva acudió en compañía del presidente de la Cámara de Comercio, Jorge Briz, para revisar 39 enmiendas a la iniciativa de ley de Desarrollo Rural. Ambos  arremetieron contra el Artículo 10. “La política agraria mediante políticas especiales y la legislación adecuada promoverá la transformación de la estructura de la tenencia y el uso de la tierra”, leyó con voz recia el vicepresidente de la Cámara del Agro. Luego concluyó: “Disculpen señores, pero esto es una reforma agraria. ¡Es una reforma al régimen de propiedad!”. 

 El sector privado tuvo tiempo para revisar las enmiendas hechas al proyecto, respondió Pascual, mientras Villanueva espetaba que de los cambios propuestos por los empresarios del sector agrícola fueron engavetados.

 Los  artículos 10, 12 y 15 trastocan el derecho a la propiedad privada garantizado en la Constitución, “algo sumamente grave”, advirtió Briz. Se  desincentiva la concentración de la tierra y  fomenta el uso de áreas destinadas a la producción de alimentos. También hay desacuerdo en otorgar presupuesto al Ministerio de Desarrollo Rural no menor al del Ministerio de Agricultura y se objeta de dónde provendrán los fondos.

 Los buenos y los malos

 “Estamos a favor de un desarrollo rural de acuerdo al siglo XXI, no de acuerdo a 1950 o 1960”, continuó su monólogo Villanueva ante Pascual frente a un público cada vez más vasto. “No hay ningún proyecto de infraestructura y de vías de comunicación” continuó quejándose y calificó de “imposiciones” de pequeños grupos de campesinos carentes de representatividad la propuesta de ley.

 “¿Por qué no acuden a las urnas? ¿Por qué no forman un partido político? ¿Por qué no ponen diputados? ¿Por qué? ¡Porque  lo quieren imponer todo a través de la violencia y perderían!”. Luego increpó fuera de sí:  “¡Izquierda retrógrada!”. La crítica se extendió a los países cooperantes de las organizaciones campesinas y cuestionó al Gobierno por no romper relaciones diplomáticas con ellos. En tanto el comisionado presidencial, Adrián Zapata, hacía un llamado para aprobar la ley de urgencia nacional.

 Pocas horas después, en el Hemiciclo la sesión plenaria fue suspendida entre inculpaciones mutuas del oficialismo y el partido Lider que abandonó el Congreso. El presidente del Legislativo, Gudy Rivera, acusó a la oposición  al no lograr los 105 votos necesarios para la aprobación, ya que en el pleno solo habían cien diputados. Sin embargo, en los pasillos frente a Pascual reconoció que tampoco cuatro legisladores del Patriota se encontraban en el Pleno. “No castiguen a los buenos por los malos”, pidió a Pascual para que permitieran la salida de los diputados del hemiciclo pues la 8a. y 9a. avenida fueron bloqueadas.

 En búsqueda de los por qué la ley no había sido aprobada, los delegados de los campesinos recorrieron los pasillos inundados de olor a incienso de la casa Larrazábal, en cuya parte posterior se encuentran algunas de las oficinas de Lider. Roberto Villate,  de dicha bancada, explicó que durante la sesión de jefes de bloque de esa mañana fue acordada primero la discusión de la Ley de Aduanas y la exoneración de impuestos a seis contenedores. El Presidente del Congreso “dijo que no podíamos votar una moción privilegiada sobre otra para cambiar el tema”, resumió.   

 Cerca de las 16:00 horas, diputados con el nudo de sus corbatas flojo esperaban sentados en las banquetas, mientras otros almorzaban como cualquier oficinista en las pocas cafeterías que abrieron sus puertas.  Los legisladores pudieron salir luego que prometieron regresar hoy al Congreso para discutir la iniciativa.

http://www.elperiodico.com.gt/es/20121128/pais/221239/